noemi-rafel-scrimshaw 


Principal Acerca de NR Política de Ventas, Pagos y Envíos Forma de contacto  
                      Scrimshaw El Quijote de Gustave Doré.


Grabado scrimshaw sobre Bowie Fermosos Fierros Nº1, acero Böhler K-720 (AISI O-2) y asta de reno,

ElQuijote#MigueldeCervantes#scrimshaw#FermososFierros#collector

Se trata de una de las ilustraciones que Gustave Doré dibujó de El Quijote de Miguel de Cervantes.








El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander

Medida del grabado scrimshaw 10cm de largo y 9cm de ancho.

El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife


El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife


El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife

Imagen vista desde la lupa binocular.

Medida de la cabeza 10mm. aprox.



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife

Imagen vista desde la lupa binocular.

El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife

Imagen vista desde la lupa binocular.

Medida del libro 15mm de ancho aprox.


El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife

Imagen vista desde la lupa binocular.

El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife

Imagen vista desde la lupa binocular.


Medida de la mano 1mm. aprox.


El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife


El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife




El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife



El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife

Medida del cuchillo es de 7mm de largo aprox.

El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife

Boceto a grafito.


El Quijote GustaveDore MigueldeCervantes FermososFierros scrimshaw tallaenhueso coleccionista collector noemirafel scrimshander bowieknife


Pieza de ornato y colección.

                                             VENDIDO.


Don Miguel de Cervantes Saavedra, nuestro Cervantes, embajador mundial de nuestra lengua.

Nació el 29 de septiembre de 1547, San Miguel, en Alcalá de Henares, se le supone

de cuna humilde y parentescos bien relacionados y colocados en la corte.

Fue estudiante aventajado de Juan López de Hoyos, se cree que en su escuela

particular. Parece ser que por un estudio de su tipo de letra se considera que fue

escribano y tenía un nivel de estudios más allá de la alfabetización. Por c
omo tenía

enfocados sus estudios, sabía latín, tenía ambición de ser secretario de la casa del

cardenal Espinosa.

Se dice, que a causa de batirse en duelo y malherir a su adversario, fue perseguido

por la justicia y se vio obligado huir de España hacia Italia donde estuvo un tiempo al

servicio del cardenal Acquaviva, más tarde se hace soldado en la compañía del

capitán Urbina y participa en la batalla de Lepanto formando parte de la armada

cristiana de don Juan de Austria.

“(…) Fue soldado muchos años, y cinco y medio cautivo, donde aprendió a tener

 paciencia en las adversidades. Perdió en la batalla naval de Lepanto la mano

 izquierda de un arcabuzazo, herida que, aunque parece fea, él la tiene por hermosa,

 por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados

 siglos, ni esperan ver los venideros, militando debajo de las vencedoras banderas

 del hijo del rayo de la guerra, Carlo Quinto, de felice memoria (…)”

Pasados seis meses de recuperación, reanudó su vida militar y tomó parte en otras

 expediciones navales hasta que es cautivo cinco años en Argel. Al regresa a España

 parece que quiere examinarse en la corte de capitán e intentar ir a América y le

 deniegan la petición.

Falleció en Madrid el 22 de abril de 1616.

“ Éste que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y

 desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las

 barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la

 boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos

 mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con

 los otros; el cuerpo entre dos estremos, ni grande, ni pequeño, la color viva, antes

 blanca que morena; algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies; (…) ”

Prólogo de Novelas ejemplares.

Miguel de Cervantes.





Miguel de Cervantes y sus cinco años de cautiverio en Argel.

 Después de pasar seis meses de recuperación del arcabuzado en un hospital de Mesina, se embarcó de nuevo durante unos tres años en Italia hasta que dio por finalizada su etapa en este país. Partió desde el puerto de Nápoles en la galera Sol con cartas de recomendación para poder seguir proyectando con ambición su carrera militar en España, por fin, pero tuvo la mala fortuna de ser apresado por los turcos a la altura de Palamós en la Costa Brava.

«Cuando llegué cautivo, y vi esta tierra / tan nombrada en el mundo, que en su seno / tantos piratas cubre, acoge y cierra / no pude al llanto detener el freno». Son palabras de Cervantes, en El Trato de Argel.

Fue entregado a un corsario de origen griego que lo tuvo cinco años de cautiverio y esclavitud en los baños de Argel. A los pocos meses planeó junto con su hermano Rodrigo su primer plan de fuga que resulta fallido, su guía, oriundo del lugar, les dio plantón motivo por el cual su cautiverio se recrudeció.

Mientras tanto, en España, su familia hace lo imposible por recaudar el dinero de la liberación de sus dos hijos, pero no les es posible recaudar la suma de los dos rescates y Miguel, le ofreció y éste aceptó, la salvación y vuelta a casa a su hermano Rodrigo.

Miguel persistió en sus planes de fuga que también fracasó. La embarcación que le manda su hermano fue tiroteada por los turcos y se dio la vuelta hacia su origen, en pocos minutos se encontraba Cervantes y catorce prisioneros más, delante del rey Hassan Agá confesándose líder de su plan de fuga.

Finalmente después de cinco años de cautiverio y cuatro intentos de fuga, los padres trinitarios de la Orden de la Santísima Trinidad, fray Antón de la Bella y fray Juan Gil, llegaron a Argel con el dinero del rescate que entregaron justo antes de que lo embarcaran hacia un horrible destino; 250 escudos de la madre de Cervantes, Leonor y 50 escudos de su hermana Andrea, dinero de la dote de su promesa de matrimonio fallido, el resto de la suma hasta llegar a 500 lo consiguieron éstos de un préstamo.

En el acta de rescate reza:

«En la ciudad de Argel, a diez y nueve días de el mes de Septiembre [de 1580]... el muy reverendo Fray Juan Gil, redentor susodicho, rescató a Miguel de Cervantes, natural de Alcalá de Henares, de edad de 31 años [iba a cumplir 33], hijo de Rodrigo de Cervantes e de

doña Leonor de Cortinas, vezino de la villa de Madrid, mediano de cuerpo, bien

barbado, estropeado de el brazo y mano izquierda.... Costó su rescate quinientos escudos de oro/en oro de España. No lo quería dar su patrón, si no le daban escudos de oro/en oro de España, porque si no, le llevaba a Constantinolla».

 

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres (…)”

CAPÍTULO LVIII

Que trata de cómo menudearon sobre don Quijote aventuras tantas, que no se daban vagar unas a otras.

Don Quijote.







El principe de los ingenios.

Mientras que sigue con su trabajo de alcabalero por los caminos de Andalucía, Cervantes recibe tantas negativas como solicitudes cursa a alguna vacante en las Indias.

 Siete años más tarde, se le vuelve a complicar la vida, cuando al recaudar una cantidad importante de dinero en impuestos, decide depositarlos en un banco que al poco tiempo quiebra. Según las leyes de la época él se tenía que hacer cargo y al no poder hacer frente a tanta deuda con el estado ingresa en la cárcel de Sevilla en septiembre de 1597 durante unos meses hasta que se aclara la situación. Ese periodo fue en beneficio para Miguel ya que engendra “El Quijote”, empezó a observar los personajes que tenía como compañeros de celda y patio y a recopilar las historias en su recorrido por los pueblos Castilla en su época de recaudador de impuestos, a hilar todos los detalles de las vidas de los granujas y tunos del lugar. Plasma con todo lujo de detalles el retrato de una sociedad que había vivido y observado desde distintos ángulos.

Se dice que era caótico en su modo de escribir y desarrollar su obra, improvisaba y cometía errores que resulta que eran aciertos por como lo valoran los que saben, ya que resulta sorprendente que en la siguiente parte explicara, con cierta gracia, el error que había cometido en páginas anteriores. Alternaba y desordenaba capítulos que más tarde tenía que corregir en la edición y los títulos los escribía después de haber desarrollado todo el libro, y es por eso que dicen que su obra se hace cercana al lector.

 “Olvidábase de decir cómo” no es una figura retórica es que realmente se le olvidaba, se cree y se valora que Cervantes escribía como se hablaba en aquellos días.

 “la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura, y también cuando leía: los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas se fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza.”

Capítulo Primero

Que trata de la condición y ejercicio del famoso hidalgo D. Quijote de la Mancha.

 En la imagen de la publicación, una ilustración de Gustavo Doré y en la escena, una analogía a como entonces se entregaban las novelas por pliegos a modo de fascículos para que el propietario los encuadernara con la última entrega.




“Puesto ya el pie en el estribo,

con las ansias de la muerte,

gran señor, esta te escribo.”

En la calle del León esquina con Francos de Madrid, se encontraba la última casa de Cervantes y allí cumplió la promesa que le hizo al Conde de Lemos, finaliza su obra Los trabajos de Persiles y Sigismunda  al que le dedica unas líneas.

Eran sus últimas jornadas y aunque quiere tener voluntad de seguir con su sencilla rutina su cuerpo deja de tener fuerza y fallece el 22 de abril  del 1616 a los 68 años se sospecha que de diabetes por su insaciable sed, es asistido por su mujer Catalina de Salazar y Palacios, su sobrina Constanza, los dueños de la casa y el capellán que le dio la extremaunción. 

Sabiendo que estaba cerca el fin de sus días, Cervantes, solicita ser hermano de la orden tercera de San Francisco el 2 de abril y cuando llegó el momento, lo amortajaron según dicta la tradición, con un sayal de la hermandad, la cara y la pierna derecha descubierta. El cuerpo es llevado al convento de las Trinitarias Descalzas, para que descanse en paz. Actualmente su calle tiene el nombre de Lope de Vega, ironías de la historia.

Cervantes insiste que reposen sus restos en el convento de los trinitarios en agradecimiento a la gestión hecha por los monjes durante su cautiverio en Argel.

 

“Aquí yace el caballero

bien molido y malandante

a quien llevó Rocinante

por uno y otro sendero.

Sancho Panza el majadero

yace también junto a él,

escudero el más fïel

que vio el trato de escudero.”


El filtro del "ojo visionario".

Gustave Doré

Además de ser un genio era un máquina y el más célebre de los ilustradores.

A este apasionado artista se le encendió la luz en París, en un viaje que tuvo que hacer junto a sus padres a los quince años, se las ingenió para quedarse en el hotel mientras sus padres se iban a sus asuntos. En sus paseos bosquejó los rincones más emblemáticos de esa ciudad bohemia que lo fascinaba, y llevó los bocetos al editor Charles Philipon, quien al verlos, exclamó: "Así es como deben hacerse las ilustraciones”, enseguida redactó un contrato, justo después de convencer a sus padres de que el talento que tenía su hijo estaba predestinado a iluminar el mundo. Según sus biógrafos, Doré, mientras trabajaba en Le journal pour rire, realizó alrededor de dos mil ilustraciones durante su juventud. Muchos de esos trabajos se publicaron post mortem.

No tuvo formación académica, como la gran mayoría de los artistas gráficos de entonces, comenzó con la realización de historietas cómicas, y de representantes tuvo, entre otros, Caran d'Ache, Henri de Toulouse-Lautrec y Honoré Daumier, su gran rival en vida, a quien ya superaba en ganancias a los 16 años.

Fue uno de los grandes comunicadores de la cultura europea, tanto por la ilustración de los grandes clásicos, Dante, Rabelais, Cervantes, La Fontaine, Milton… como por la obra de sus contemporáneos, Balzac, Gautier, Poe, Coleridge, Tennyson, entre otros, marcando el imaginario del siglo XX y de comienzos del XXI.

No tenía límites para el arte de la tinta aunque se le conoce principalmente como ilustrador, además era dibujante, caricaturista, acuarelista, pintor y escultor.

Admirado y criticado por igual por ser amante de los detalles y especialmente meticuloso al enfoque de su ojo, ya que en aquellos tiempos en los que viajar era un verdadero lujo se recorrió medio mundo para reflejarlo en sus obras. En sus 18 grabados de “London: A Pilgrimage”, en 1872, éxito total de ventas, fue muy criticado por la revista victoriana Art Journal que lo tachó de fantasioso y en el Westminster Review se despacharon a gusto porque su punto de vista se acercaba a los aspectos de la metrópolis que los propios ingleses querían ocultar, como la marginalidad que flotaba fantasmal entre la niebla y la humedad y la activa delincuencia propiciada en gran medida por la migración del campo a la ciudad.

Sus primeras publicaciones fueron Los trabajos de Hércules (1847), Trois artistes incompris et mécontents (1851), Les Dés-agréments d'un voyage d'agrément (1851) y L'Histoire de la Sainte Russie (1854), donde escribe y dibuja. Más tarde entinta algunas escenas sueltas de Balzac y Milton; pero su trabajo en Gargantúa y Pantagruel (1854), le trajo popularidad y prestigio.

Con las obras de Lord Byron y la Biblia, hizo 238 grabados que salieron publicadas a lo largo del tiempo en alrededor de 1.000 ediciones distintas. En 1867 aprovecha la fama para tener su propia galería de arte en Londres.

Su obra se convirtió en eterna con la Divina Comedia y el Quijote, que para la representación del ingenioso hidalgo y Sancho Panza contó con la experiencia del viaje que hizo a España con un buen amigo para la ilustración y edición de Le Tour du Monde, "Voy pues a la patria de este ilustre hidalgo para estudiar todos los lugares que ha recorrido y llenado con sus hazañas y, realizar de este modo algo que tendrá su perfume local".

Cuando se publicó en 1863, la obra fue el objeto de unánimes elogios, incluso por parte de Emile Zola: "A esto le llamamos ilustrar una obra: yo pretendo que es volverla a hacer. En lugar de una obra maestra, la mente humana ya cuenta con dos".

A lo largo de su vida realizó más de 10 mil grabados para unas 4.000 ediciones.

Fallece en París el 23 de enero de 1883, a los 51 años.

 

 

Iconografía de Don Quijote.

La primera representación que se hizo de Don Quijote parece que fue en 1618 en Inglaterra pero estos pobres, paisajes y molinos lo hicieron a la inglesa.
Más tarde, en el 1648, los alemanes lo vuelven a intentar cambiando las llanuras manchegas de los paisajes por frondosos bosques bávaros no siendo fiel a la hora de plasmar la figura de ninguno de los dos personajes aunque si se encarna al detalle los ropajes de la época en España.
Ya por fin, se publica en España en el 1674, la primera edición ilustrada con la desafortunada idea de hacer un batiburrillo del inglés y el alemán añadiéndole pinceladas de español, ante tan colosal desastre, la Real Academia de Bellas Artes encarga a varios artistas importantes de aquel tiempo, treinta ilustraciones para encarnar en posteriores ediciones, un Don Quijote genuinamente español, pero aun presentándose Goya, no son capaces ninguno de los artistas, de encontrar una imagen que encajara con el ideal de la novela.
El ilustrador Gustavo Doré había plasmado con sus ilustraciones algunas de las obras de Lord Byron y Edgar Allan Poe y en uno de sus viajes por España con su amigo el barón Davillier, visitan La Mancha, Andalucía, Murcia, Valencia, se cree que Galicia y Madrid, de esa experiencia interpretó en su justa medida al Quijote, hasta tal punto que es la imagen que ha perpetuado en el tiempo, aunque se tomara su licencia en los molinos, que no son manchegos.
El que más difusión tuvo es el quijote de Picasso en una litografía en la que se observa a Don Quijote y Sancho Panza de forma esquemática sobre los molinos, y que ha servido para innumerables carteles sobre este personaje.
La genialidad de Dalí consigue conectar con el universo onírico del ingenioso hidalgo y proyecta un quijote en sus tormentos y torbellinos de sus visiones en 1971.
Estos son los más conocidos, pero escarbando un poco me encuentro con un “Don Quijote visto de espaldas” del pintor impresionista francés Cezanne, otra obra al óleo del pintor realista francés Honoré Daumier, André Masson pintor enamorado de España y sus poetas, refleja en su pintura su versión del quijote basado en un capítulo de la novela, el surrealismo deconstruye al personaje en manos de Jackson Pollock, le da color con el pintor chileno Roberto Matta y el pintor del expresionismo abstracto español Antonio Saura, se considera uno de los últimos artistas con sus inolvidables interpretaciones.

 

                                                                                                                               

Consultas y Pedidos telefónicos: 615.936.747
contacto por
e-mail
noemi.rafel@noemirafel.es